Quisiera

Quisiera, dibujarte
en un lienzo,
escribirte en un libro,
esculpirte con mis manos,
grabarte en mi memoria.
Tus singulares trazos,
tus pensamientos ocultos
tus formas de mujer.
Tu cabello salvaje
la frente amplia
tus cejas como acentos
del óvalo de tus ojos
Ojos claro-oscuros
inmensos como el oceano
soñadores, magicos
tu escrutadora mirada
fija y desafiante
Tus mejillas blancas
y sonrosadas
Tus labios sensuales
y piel de suave
Eres mi inspiración,
mi impulso
y mi estímulo
Quisiera,
grabarte en mi memoria

Karlosh

Dos en uno

Érase una vez
un niño
que nació en el país de U
tenía dos bocas
Y una sola oreja
Al verlo su madre
quedó maravillada
Este niño se dijo, será grande
hablará múltiples lenguas
y escuchará sólo el lenguaje
el de la compasión,
dos en uno
Karlosh

LA RUEDA

De siempre me ha gustado el blues. No sé que tiene esa música. Quizá el contar sobre la vida. Y hacerlo a un ritmo de 12 compases. El número es lo de menos; podrían ser 11 0 13 o por qué no 10?.

Amo la vida, y el blues es como una rueda; una rueda en la que cabe la improvisación. Cuando llegas al que parece el último compás vuelves a empezar, pero no vueves nunca al mismo sitio en un ejercicio memorístico.

Vuelves a una nueva página: unas nuevas palabras, nuevos sonidos, nuevas frases.
La rueda no ahoga nunca la vida, no debe.

Karlosh

blues, vida, rueda, pagina, palabras sonidos