ENCUENTROS CON LUCRECIA

Un retrato robot

Pasados los años aquel encuentro con Lucrecia cobraba mayor sentido para él. Le dieron una pequeña cartilla que aún conservaba con el número de su historia clínica. En ella iba anotando con tinta cada una de sus visitas al centro de salud mental.

En el mostrador verificaban el día y la hora. Y luego pasaba a la salita de espera, para atender a su llamada.
El edificio era de ladrillo visto, que tanto le gustaba y, en el patio vigas de hierro pintadas de un color rojizo.

La primera vez Lucrecia leyó unas líneas no escritas por él, en las que alguien le hacía un retrato psicologico descriptivo de como era.

Ella se quedó perpleja, y le preguntó
-¿así eres?
Él no supo que contestar, solo dijo – no sé…
Y se echaron a reír.

La risa era la mejor respuesta para algunas personas que se ponen muy serias diciendo cómo eres, y utilizan un lenguaje muy estudiado.

Aquel fue un primer encuentro de muchos que vinieron después…

Ksrlosh

Humanoid robot

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s