MORBO


Nunca me gustaron mucho las manzanas pero aquel día decidí comerme una; en realidad quería tirarla por la ventana pero me pareció demasiado grande y pesada. De dar a alguien podía causarle un gran daño.

Decidí dar un mordisco y hacerla así más pequeña, y lo que quedase – el hueso y poco más – arrojarlo a alguien que pasase por la calle. Aquello tenía morbo y puse en acción lo que estaba pensando.

Me comí la manzana y apostado en la ventana de la habitación divise alguien que pasaba. Apunté y tiré. Al cabo de unos segundos no pude evitar la curiosidad de saber lo que había pasado y asomarme para ver. Y cuando lo hice vi que alguien miraba hacia arriba y quedé al descubierto.

Llamaron a la puerta y me escondí en la ducha del cuarto de baño con las cortinas corridas.

Me sentía mal después de lo que había hecho y más todavía por esconderme, me parecía una cobardia. Al fin, los golpes en la puerta cesaron.

Karlosh

Imgur

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s