SE LLAMABA MAITE

Maite, era su nombre
la vi de lejos de pie
ante un atril
entonando versos
Sus palabras entrelazadas
con el aliento de sus labios
sobrevolaban,
y como lluvia fina
se derramaban
en mi tierra,
tierra de hombre
Se llamaba Maite
y cuando un día
me encontré yo mismo
delante de un atril,
alzando mi voz
-temblorosa-
ella estaba ahí
delante de mi
bebiendo mis palabras, sosteniendolas,
empujandolas
para que no se quebrasen
Aquel día,
se llamaba maite,
hicimos el amor
Kh

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s