Ulises

ULISES Poema de Alfred Lord Tennyson (1809-1892)

He allí el puerto; el barco hincha la vela; crecen las sombras en los anchos mares.

Marineros míos, almas que os habéis afanado y forjado junto a mí, que conmigo habéis pensado, que con ánimo de fiesta habéis recibido el sol y la tormenta y les habéis opuesto frentes y corazones libres: sois viejos como yo; con todo, la vejez tiene su honor y sus esfuerzos; la muerte todo lo acaba, pero algo antes del fin ha de hacerse todavía, cierto trabajo noble, no indigno de hombres que pugnaron con dioses. Ya se divisa entre las rocas un parpadeo de luces; se apaga el largo día; sube lenta la luna; el hondo mar gime con mil voces.

Venid amigos míos, aún no es tarde para buscar un mundo más nuevo.

Desatracad, y sentados en buen orden amansad las estruendosas olas; pues mantengo el propósito de navegar hasta más allá del ocaso, y de donde se hunden las estrellas de occidente, hasta que muera.

Puede que nos traguen los abismos; puede que toquemos al fin las islas afortunadas y veamos al grande Aquiles, a quien conocimos.

Aunque mucho se ha gastado mucho queda aún; y si bien no tenemos ahora aquella fuerza que en los viejos tiempos movía tierra y cielo, somos lo que somos: corazones heroicos de parejo temple, debilitados por el tiempo y el destino, más fuertes en voluntad para esforzarse, buscar, encontrar y no rendirse.

Un comentario sobre “Ulises

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s