En la celebración del aniversario de la Constitución del 78. 6 diciembre de 2019

Los empresarios crean negocios, puestos de trabajo (ojalá fuesen dignos) pero los trabajadores mantienen esas empresas, hacen que esas empresas vendan sus productos y esos mismos trabajadores, asalariados o pensionistas consumen sus productos y hacen que esos mismos empresarios obtengan sus beneficios.

Elemental querido watson, no hace falta ser un nobel de economía, un sherlock holmes para saberlo.

Cual es el problema? La economía no está en las grandes cifras, en la macroeconomía sino en la microeconomía, empezando por la economía de las personas, que sin ellas la macro no existe, no es nada.

O sea que sin los trabajadores, los empresarios no pueden subsistir. Y que menos que tengan un salario digno, por no hablar de otros derechos sociales que se consiguieron a pesar de los empresarios que no buscan más que su propio beneficio.

Es decir quien paga el salario de los empresarios? Los trabajadores.
Qué menos que exigir que paguen sus impuestos y contribuyan con sus cotizaciones sociales debidas a sus trabajadores por el salario también para poder sostener las pensiones, las de todos, aunque a ellos no les preocupe porque tienen las suyas, las de sus fondos, sus propias pensiones, las que les pagan sus trabajadores con ese salario minimo.

La gran reforma laboral llevada a cabo para maquillar las grandes cifras, la macro, no ha hecho más que agravar la precariedad y la dignidad del trabajo. Y agravar, abundar en la pobreza y desigualdad, menoscabando los derechos que tanto esfuerzo ha sido necesario para conseguirlos.

Pero a los que se le llena la boca con la palabra España, esos seudo lideres de la derecha se van a Cataluña y al País Vasco -territorios en los que su presencia electoral-es tan escasa, para celebrar el Día de la Constitución Española (la del 78). Y lo hacen, dicen, porque no quieren compartir espacio con los que la celebran y la defienden, la de verdad, la que defiende a los que viven y trabajan en España, se llamen catalanes, vascos o la madre que los parió, incluidos los inmigrantes y, los españoles, -se llamen como se llamen- que han tenido que emigrar que también forman parte de los excluidos de la Constitución Española.

En fin, que hay quien dignifica a es España y otros que solo llevan la pulsera con la bandera y no piensan más que en su ombligo.

Kh

UN LUGAR

Le dieron
el peor lugar
aquél que se da
a los extraños
a los sentenciados
a los condenados
Le dieron
una celda
transparente
una celda
sin luz
que todos viesen
y pudiesen mirar
Estaba sentenciado
No había mejor lugar
en aquella casa,
no había un lugar
una esperanza para vivir
Un callejón sin salida
pero la vida pudo más
y salió sin volver la cabeza doblando los tornos con paso firme y victorioso
Kh

SE LLAMABA MAITE

Maite, era su nombre
la vi de lejos de pie
ante un atril
entonando versos
Sus palabras entrelazadas
con el aliento de sus labios
sobrevolaban,
y como lluvia fina
se derramaban
en mi tierra,
tierra de hombre
Se llamaba Maite
y cuando un día
me encontré yo mismo
delante de un atril,
alzando mi voz
-temblorosa-
ella estaba ahí
delante de mi
bebiendo mis palabras, sosteniendolas,
empujandolas
para que no se quebrasen
Aquel día,
se llamaba maite,
hicimos el amor
Kh

Nono

Así se llamaba,
le gustaba su sonido,
no era un no rotundo,
sino un no sostenido,
más musical.
Cuantas veces sí,
un si -sincero,
un si -confiado,
un si -sin reservas.
Todos esos sies
vueltos contra el,
Para qué la verdad
Para qué confiar
Para qué dar
ya no,
nono
Y antes también
antes de aprender
a decir si
ya sabía el no
Nono

Kh