SE LLAMABA MAITE

Maite, era su nombre
la vi de lejos de pie
ante un atril
entonando versos
Sus palabras entrelazadas
con el aliento de sus labios
sobrevolaban,
y como lluvia fina
se derramaban
en mi tierra,
tierra de hombre
Se llamaba Maite
y cuando un día
me encontré yo mismo
delante de un atril,
alzando mi voz
-temblorosa-
ella estaba ahí
delante de mi
bebiendo mis palabras, sosteniendolas,
empujandolas
para que no se quebrasen
Aquel día,
se llamaba maite,
hicimos el amor
Kh

Nono

Así se llamaba,
le gustaba su sonido,
no era un no rotundo,
sino un no sostenido,
más musical.
Cuantas veces sí,
un si -sincero,
un si -confiado,
un si -sin reservas.
Todos esos sies
vueltos contra el,
Para qué la verdad
Para qué confiar
Para qué dar
ya no,
nono
Y antes también
antes de aprender
a decir si
ya sabía el no
Nono

Kh

HORIZONTES

Sólo por eso,
porque tuviste
el valor y el coraje
de abrazar y abrazarte
Porque en lo más secreto
libraste la mayor
de las batallas
tu dignidad o
sentirte miserable
Y en esa resbaladiza frontera
entre el desasosiego y la duda
te mediste en tu cobardía
Porque tuviste el valor
y el coraje de hacerlo
vas a lograrlo